Han aparecido algunas noticias muy divulgadas acerca de sitios web pirateados, según las cuales millones de cuentas y contraseñas de usuarios se han expuesto públicamente. ¿Puede imaginarse ser uno de esos usuarios afectados? Posiblemente tuvieron que apresurarse a cambiar sus credenciales y asegurarse de no utilizar la misma combinación de correo electrónico y contraseña en cualquier otro sitio web. Lo más probable es que estas personas, como muchas otras, efectivamente utilizaron la misma contraseña para otras cuentas. Muchos usuarios no solo utilizan la misma contraseña en la Web, sino que también elijen contraseñas débiles y simples.

Aquí le proporcionamos una lista de algunas de las contraseñas más elegidas por millones de usuarios de ordenadores:

  • contraseña
  • 123456
  • qwerty
  • 111111
  • mono

Claves digitales

Las contraseñas son las claves digitales para nuestras redes de contactos, colegas de trabajo e incluso servicios de pago y operaciones bancarias. Queremos mantener nuestras contraseñas en privado a fin de proteger nuestra vida personal, lo que incluye la información financiera. Si bien es posible que algunos cibercriminales quieran piratear nuestras cuentas de redes sociales o de correo electrónico, la mayoría quiere los beneficios financieros que surgen de la piratería de cuentas bancarias.

Las dos contraseñas más importantes son las de su cuenta de correo electrónico y de red social. Si alguien obtiene acceso a su cuenta de correo electrónico, puede utilizar el vínculo "¿ha olvidado su contraseña?" en otros sitios web que usted utiliza, como compras o sitios de operaciones bancarias en Internet. Si un hacker logra acceder a su red social, puede estafar a sus amigos enviándoles vínculos a sitios web peligrosos o publicando mensajes fraudulentos para solicitar dinero. La conclusión es que una buena contraseña es todo lo que puede interponerse entre usted y un cibercriminal.

Lo que se debe y no se debe hacer

Una buena contraseña es aquella que usted puede recordar, pero que un hacker no puede adivinar ni descifrar con herramientas de software. Una buena contraseña es única y compleja. A continuación se indican algunas de las cosas que se deben y no se deben hacer para crear y mantener contraseñas seguras:

Utilice una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, símbolos y números.

Asegúrese de que sus contraseñas tengan, como mínimo, ocho caracteres. Cuantos más caracteres tengan sus contraseñas, más difícil será adivinarlas.

Intente que sus contraseñas resulten tan carentes de significado y aleatorias como sea posible.

Cree contraseñas diferentes para cada cuenta.

Cambie sus contraseñas regularmente.

 

No utilice nombres ni números que estén asociados a usted, como una fecha de nacimiento o un apodo.

No utilice su nombre de usuario ni de inicio de sesión de ninguna forma.

No utilice un derivado de su nombre, el nombre de un miembro de su familia ni el nombre de una mascota.

No utilice una única palabra en ningún idioma. Los hackers tienen herramientas basadas en diccionarios para descifrar este tipo de contraseñas.

No utilice "123456", la palabra "contraseña" ni cualquiera de los ejemplos de malas contraseñas mencionados previamente.

No responda "sí" cuando se le solicite guardar la contraseña en el navegador de un ordenador particular. En cambio, confíe en una contraseña segura que recuerde de memoria o tenga almacenada en un programa de gestión de contraseñas fiable. Los programas de seguridad Norton Internet Security y Norton 360 incluyen Norton Identity Safe, que almacena sus contraseñas de manera segura y las completa online de forma cifrada.

No escriba sus contraseñas ni tampoco se las facilite a ninguna persona.

Mejores contraseñas

Empiece por crear una frase de contraseña que va a personalizar para cada sitio web que utilice. Por ejemplo, una frase posible es "Quiero ir a Inglaterra". A continuación, convierta esta frase en una abreviatura con las primeras letras de cada palabra y cambie la palabra "a" por el número "2". El resultado obtenido será la siguiente frase de contraseña básica: qi2i. Por último, coloque la primera y la última letra del sitio web que está utilizando en su nueva frase de contraseña. Por ejemplo, si desea crear una contraseña para Symantec.es, Sqi2ic es su nueva, única y compleja contraseña de Symantec.